GRANADA:

“Conoce los beneficios de la Granada”

La granada es una fruta rica en antioxidantes, vitaminas C y K, además de contener ácido fólico y potasio. Tiene propiedades antiinflamatorias. Puede ayudar a reducir la presión arterial y tiene beneficios para la salud del corazón.

Su contenido en sustancias como la vitamina C y los flavonoides ayudan a la prevención de enfermedades cardiovasculares, el envejecimiento y algunos tipos de cáncer.

Gracias a su alto contenido en antioxidantes interviene en el retraso del envejecimiento celular y, por tanto, en la aparición de arrugas y problemas en la piel, manteniéndola hidratada. También ayuda en el tratamiento de enfermedades del aparato digestivo como la diarrea y los cólicos.

El potasio, protege el sistema circulatorio. Su bajo contenido en sodio hace que sea recomendable en casos de hipertensión arterial y retención de líquidos. Es ideal para dietas de pérdida de peso dado su bajo aporte calórico.

Incluirla en la dieta diaria aporta muchos beneficios a nuestro organismo. Contiene un gran número de nutrientes esenciales, vitaminas y minerales que ayudan al funcionamiento correcto de nuestro cuerpo. Sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, ayudan a combatir ciertas enfermedades y a aumentar las defensas.

La piel de la granada y corteza blanca poseen propiedades astringentes y antiinflamatorias de la mucosa del tracto digestivo. Contiene antioxidantes similares a los encontrados en la fruta, aunque en concentraciones más altas. Se ha investigado por sus posibles beneficios para la salud, como propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Además, algunos estudios sugieren su potencial para ayudar en la salud de la piel y en la protección contra ciertos tipos de cáncer.

El té de granada es una bebida rica en antioxidantes y nutrientes, posee propiedades astringentes y antiinflamatorias de la mucosa del tracto digestivo. Por lo que es muy recomendable para mejorar nuestra salud.

Propiedades curativas de la cáscara de granada:

•Propiedades antiinflamatorias y antibacterianas: por lo que su uso es muy común para ayudar a combatir enfermedades como la artritis y artrosis, o patologías más agudas como un catarro o una gripe, aliviando algunos síntomas como la tos o la inflamación de garganta.

•Aumenta las defensas: la cáscara de la granada también tiene la capacidad de mejorar nuestro sistema inmunitario, por lo que es muy recomendable su consumo, sobre todo si estamos enfermos.

•Propiedades antioxidantes: hay que añadir, como en el caso de su contenido, su alta concentración de antioxidantes en la cáscara. Estos ayudan a mantener una piel bien hidratada, con menos tendencia a agrietarse y a envejecer.

•Ayuda a absorber el calcio: por otro lado, hay que mencionar que la cáscara de granada ayuda en la absorción del calcio, por lo que nuestros huesos se ven beneficiados.

•Alivia la diarrea: también es muy importante tener en cuenta sus grandes beneficios cuando padecemos diarrea, ya que ayuda a cortarla y a mejorar nuestro tránsito intestinal.

Se dice que somos lo que comemos, y la realidad es que no es sólo una frase hecha. Los alimentos son la materia prima con que el cuerpo realiza sus funciones. Recuerda: “Cuidarte es quererte”. 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

NormaSian
Logo
Enable registration in settings - general
Compare items
  • Total (0)
Compare
0
Abrir el chat